Y ahora… ¡un «Jenga semántico»!

Hoola a todos de nuevo!

Si el otro día os enseñaba nuestro «Jenga fonológico», hoy os presento un «Jenga semántico». Y sí, se me está yendo de las manos esto de los Jengas…

Os explico. Al igual que el anterior, este también es de Tiger pero algo más grande. También fue algo más caro pero es que la tarjeta Pro-profes tenía que aprovecharla bien. Esta vez, en lugar de letras, cada pieza tiene una palabra. Hay palabras de dos, tres y cuatro sílabas pero también encontramos pseudopalabras. Esto nos permite trabajar tanto la comprensión como la identificación de palabras. Y no os creáis, encontrar las pseudopalabras no es tan fácil (especialmente si son alumnos con dificultades en la lectoescritura).

¿Cómo se juega? Pues como el juego tradicional, los alumnos deben coger una pieza sin que se caiga la torre. Después leen la palabra y deben identificar si esa palabra existe o es inventada. A partir de aquí las opciones son infinitas. Os doy algunos ejemplos:

  • Para trabajar el componente fonològico: segmentar en sílabas, decir una palabra que empiece por la primera o la última sílaba, contar el número de letras, etc.
  • Para trabajar el componente semántico: decir palabras del mismo campo semántico o contrarios, decir para qué sirve, donde lo encontramos, definir la palabra o enumerar las características del referente, etc.
  • Para trabajar el componente morfosintáctico: decir una frase que contenga esa palabra, el adulto dice una frase y ellos deben corregirla usando la palabra dada, etc. Con alumnos más mayores les podemos pedir que nos digan que tipo de palabra es según su categoria gramatical.
Con mis alumnos lo he utilizado para trabajar la segmentación silábica y para contar el número de letras. De esta manera, identificábamos palabras largas y cortas y comparábamos las sílabas con el número de letras, para darnos cuenta que una sílaba puede tener una o más letras y que tener el mismo número de sílabas no significa que tengan el mismo número de letras.
Para hacerlo, les preparé una ficha, que entre todos fuimos completando. ¡A los chicos les encantó! Os dejo la ficha lista para descargar, por si os interesa.
¿CÓMO HICE EL JENGA?

Al igual que el Jenga fonológico, he usado vinilo. En este caso, vinilo imprimible, en el que he escrito las palabras que quería trabajar. Sólo tuve en cuenta que fueran palabras que los niños conocieran para que fuera fácil identificar aquellas que eran palabras inventadas. Con la Silhouette Comeo corté el vinilo para ahorrarme el trabajo de recortar y fui pegando en cada ficha. La verdad es que no es tan trabajoso como en el jenga fonológico donde las fichas eran mucho más pequeñas.

Si no tenéis la Silhouette podéis imprimir igual en vinilo y cortarlo a mano o bien escribir las palabras con un rotulador rotulador.

Si os interesa, os podéis descargar el archivo que usé con la Silhouette y modificarlo según vuestras necesidades.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *