Por qué me gusta tanto usar los Playmobils en clase

Hooola a todos!

El otro día publiqué un stories diciendo lo mucho que me gustaban los Playmobils en las sesiones con los alumnos. Y es que es un recurso que nos permite trabajar todos los componentes del lenguaje. ¿Cuándo y cómo las uso? Ahora os explico.

Imagen Pixabay

Ya hace tiempo que uso los Playmobils. De hecho, hace años publiqué esta actividad que hice durante mi primera substitución: «Els pirates despistats». En ese momento apenas tenía elementos que nos permitieran «jugar», pero con el tiempo he ido ampliando la colección hasta tener un surtido de personajes, que va creciendo a medida que voy encontrando nuevas cajitas. 

¿QUÉ PODEMOS TRABAJAR CON LOS PLAYMOBIL?

  • Articulación: le pedimos a los niños que vayan diciendo el nombre de los diferentes objetos y personajes. Podemos clasificar según el fonema a trabajar, el número de sílabas… evidentemente esto también implica tener mucha cantidad de objetos y personajes. 
  • Semántica y vocabulario: Esta es la primera actividad que hice con ellos, ir enumerando los diferentes elementos que salían de la caja. También podemos clasificar por campo semántico, encontrar el elemento que sobra… las ideas son infinitas. 
  • Estructuración de frases: Mientras jugamos, podemos ir verbalizando lo que van haciendo los diferentes personajes. También les podemos pedir que sean ellos los que digan las frases, recordando la estructura que hemos trabajado anteriormente. Si es necesario, usamos apoyos visuales que les ayuden a hacer ellos las frases. 
  • Pragmática: Creo que el componente pragmático es uno de los más olvidados, cuando en realidad puede trabajarse de infinitas maneras. Los Playmobil nos sirven para ello. Podemos recrear diferentes situaciones que nos ayuden a trabajar la manera de actuar en ellas, hacer roleplayings, etc. Por ejemplo, tenemos un veterinario, podemos recrear la situación de llevar a nuestra mascota y pedirle al alumno que siga la conversación, sin salirse de ella.
  • Expresión oral: Podemos trabajar de infinitas formas, y evidentemente con diferentes objetivos. El simple hecho de hacer verbalizar al alumno mientras juega ya es una manera de trabajar la expresión oral, pero si queremos trabajar objetivos más complejos, podemos hacer que los alumnos inventen historias con los diferentes personajes y vayan recreando las diferentes situaciones. 

Y por si todo esto fuera poco, podemos podemos incluir actividades de escritura y sobretodo estamos desarrollando su creatividad, dado que muchas actividades son completamente libres y abiertas. 

Además, muchas veces son los propios alumnos los que «se inventan» nuevas actividades. Tu les das la caja de Playmobil y ellos se organizan e inventan diferentes maneras de jugar. Por eso este es un recursos que uso a menudo, como una manera de trabajar diferentes objetivos, pero también como un premio cuando hemos terminado otras actividades y les doy la opción de elegir qué hacer durante los 10 últimos minutos de la sesión. Y evidentemente, siempre que pueden, escogen esa caja. 😉

Y vosotros, ¿usáis los Playmobil en vuestras sesiones?

No vemos pronto con otra nueva entrada!

Conxa 

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *